los mayores y la lectura

Los mayores y la lectura, cuidado de personas mayores

Muchas personas de la tercera edad admiten que no saben qué hacer con tanto tiempo libre o que hay actividades que no se adaptan a sus posibilidades. Sin embargo, la lectura puede ser una manera de ocupar tiempo muy provechosa, a la vez que entretenida, ya que además de fomentar la imaginación, fortalece y mejora la memoria en esta etapa de la vida.

Es algo obvio, que la lectura aporta efectos positivos que son importantes a cualquier edad, pero más aún en la vejez. Es por este motivo que vale la pena incorporarla como un hábito que se puede ir introduciendo poco a poco, y de manera que no se convierta en una obligación, ya que podría ocasionar el poco disfrute de la persona, efecto contrario al que se busca. Ser un lector habitual también previene el deterioro cognitivo, al requerir el ejercicio de distintas zonas del cerebro.

El psicopedagogo José Medina comenta que la lectura exige ejercitar diversas áreas cerebrales, ya que, implica crear asociaciones, la transformación de elementos lingüísticos, la comprensión de ideas y el funcionamiento de la memoria sostenida para mantener la información y el hilo de la historia, son funciones mentales que se utilizan al leer.

Por otra banda, el adulto mayor suele llevar una vida con menos tareas diarias a realizar y estímulos externos más reducidos que en otras épocas de la vida, lo que ocasiona que las preocupaciones personales puedan sentirse más graves de lo que el realidad son.

En este sentido, la lectura aporta estímulos nuevos, así como la posibilidad para el lector de introducirse en otras vidas, conocer otras problemáticas y formas de resolver problemas, y de igual manera fomentar la imaginación.

Pasos a seguir

José Medina sugiere iniciarse en la lectura con textos que llamen la atención a la propia persona. También añade que es adecuado hacerlo en horas del día donde tengamos más luminosidad, como por las mañanas.

La persona ha de buscar un momento de tranquilidad, porque al principio puede ser difícil concentrarse. Para conseguir adquirir el hábito de la lectura también es conveniente iniciarse en textos de letra grande y pocas páginas.

Otras sugerencias son las de leer a intervalos, y no forzarse cuando la concentración se pierde. “Es mejor leer un par de páginas al día que obligarse a estar dos horas con el libro”. Sólo la periodicidad hace que una actividad se transforme en hábito y se incorpore a la vida diaria.

Sugerencias de lectura

Contar cuentos a los nietos también fomenta la lectura y fortalece el vínculo con los más pequeños, además el hecho de leer libros infantiles puede hacer que el rato de lectura sea muy ameno, tanto por la compañía y el fin de la lectura como por la facilidad y sencillez de los textos.

Otra buena forma de leer y divertirse a la dc3ada-del-abuelo2vez es compartir el hábito con personas del círculo más cercano, como pueden ser amigos que también disfruten de leer o incluso con la misma pareja.

Buscar un lugar de la casa o un espacio en el exterior que aporte tranquilidad puede ser la mejor manera de desconectar durante un rato y disfrutar de un buen libro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *