El TDAH en la infancia

El TDAH en la infancia

¿Qué es?

El TDAH es un trastorno de carácter neurobiológico que afecta a distintas áreas del cerebro. Se origina en la infancia y a través de diversos estudios se ha determinado que lo sufre aproximadamente el 6% de los niños en edad escolar y que implica patrones de déficit de atención y de hiperactividad.

En un elevado número de casos (diferentes estudios indican que aproximadamente el 76%) la causa del TDAH está ligada a factores genéticos, en la gran mayoría de los casos se registran antecedentes en los padres o El TDAH en la infanciaen familiares próximos. También hay una serie de factores ambientales que pueden actuar como factores de riesgo y que pueden hacer que aumenten las probabilidades de desarrollar el trastorno. Estos factores son por ejemplo la pobreza, divorcio, la muerte de un progenitor, la violencia doméstica, la discriminación, el consumo de drogas o alcohol durante el embarazo u otras situaciones que pueden resultar traumáticas para los niños.

Igual que existen factores de riesgo, también una serie de factores de protección que pueden ayudar a reducir o inhibir algunas problemáticas asociadas al TDAH, estos factores podrían ser por ejemplo,  un estilo educativo parental en el que se priorice el afecto.

¿Cómo puede manifestarse?

La infancia es un período crítico en el que una experiencia traumática como por ejemplo los factores de riesgo nombrados anteriormente, pueden desembocar o potenciar la manifestación del TDAH. Esto es debido a que una experiencia traumática ocasiona un desequilibrio tanto a nivel conductual (estrés) y emocional, como a nivel fisiológico.El TDAH en la infancia

Si una situación negativa se alarga en el tiempo, la emoción negativa que  está causando también se prolongará, y con ella la respuesta a nivel fisiológico. En otras palabras, el sistema nervioso estará continuamente activado, factor que, unido a un sujeto con una predisposición a nivel genético a sufrir TDAH estará multiplicando las posibilidades de sufrirlo.

Algunos mitos sobre el TDAH
  • El TDAH sólo afecta a los niños: El TDAH afecta tanto a niños como a niñas, pero en niñas puede pasar más desapercibido debido a que ellas tienen menos hiperactividad y generalmente son menos negativas tanto en la conducta como en el aprendizaje
  • El TDAH desaparece con la edad: Algunos síntomas sí que disminuyen con la edad, incluso desaparecen, pero el déficit de atención y la impulsividad persisten aún cuando se llega a la edad adulta.
  • La medicación para el TDAH produce adicción: Aunque el principio activo de la medicación para el TDAH es similar químicamente a la anfetamina, en dosis normales no produce adicción ni efecto euforizante. Es más, reduce el riesgo de adicción a las drogas al controlar los niveles de impulsividad.
  • El TDAH es una enfermedad falsa y se debe a la poca paciencia de los padres: El TDAH ha de tratarse ya que de lo contrario repercutirá de forma negativa en el rendimiento académico del niño, y esto puede acabar desembocando en abandono y fracaso escolar. También puede repercutir tanto en las relaciones personales debido a la impulsividad como a la vida emocional.
Recomendaciones para padres
  • Los padres han de enseñar a sus hijos que cualquier persona puede encontrarse con dificultades o cometer fallos, pero que se han de buscar soluciones. En otras palabras, los padres han de ser un modelo para sus hijos y servirles como guía externa de conducta.
  • Realizar una estructuración del ambiente, en cuanto a hábitos, organización y normas, para que siempre sean iguales y repetitivas y de esta manera se interioricen.
  • Algo muy útil son las Auto-instrucciones, para el momento en que se les presente una dificultad tengan los recursos para pararse a pensar antes de actuar impulsivamente (Primero me paro, a continuación observo, seguidamente pienso y decido y por último actúo y evalúo).

 

En Domestic Care disponemos de una amplia Base de Datos de cuidadores con una amplia experiencia y conocimientos que se adaptan a lo que cada familia pueda necesitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *